11 diciembre 2017

La infancia en un mundo digital

En su último informe anual, ‘El Estado Mundial de la Infancia 2017: Niños en un mundo digital’, UNICEF analiza por primera vez cómo afecta la tecnología digital a las vidas de los niños y las niñas, tanto por sus peligros como por las oportunidades que ofrece.

Facebook twitter

La tecnología digital ha transformado el mundo en el que vivimos: ha cambiado industrias enteras y ha alterado el paisaje social. Y la infancia se ha visto igualmente atravesada por este imparable proceso: uno de cada tres usuarios de internet de todo el mundo es un niño, y los jóvenes representan el grupo de edad más conectado. Desde las fotos que comparten hasta el historial médico que se guarda en la nube, la huella de muchos niños está presente en el mundo digital antes, incluso, de que aprendan a andar o a hablar.

La tecnología digital puede ser un punto de inflexión para los niños desfavorecidos, pues les ofrece nuevas oportunidades de aprender, interactuar y hacerse escuchar. Sin embargo, también puede convertirse en una brecha divisoria: millones de niños se encuentran aislados en un mundo cada vez más conectado.

En su último informe anual, ‘El Estado Mundial de la Infancia 2017: Niños en un mundo digital‘, la agencia de la ONU analiza por primera vez cómo afecta la tecnología digital a la infancia, tanto por los peligros que supone como por las oportunidades que ofrece. “Para bien o para mal, la tecnología digital es un hecho irreversible en nuestras vidas”, ha reconocido el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “En un mundo digital, nuestro doble desafío es saber cómo mitigar los daños y maximizar los beneficios de Internet para cada niño”, ha defendido.

Jóvenes con acceso a internet

A la misma velocidad a la que se desarrolla la tecnología digital, aumentan los peligros a los que se enfrentan los niños y las niñas cuando se conectan: desde el acoso cibernético hasta el uso inadecuado de información privada, la explotación y el abuso sexual online.

Ya sea para bien y para mal, la tecnología digital ocupa, irreversiblemente, ya el centro de nuestras vidas. El informe de UNICEF insiste en que el modo en que minimicemos los riesgos mientras ampliamos el acceso a sus beneficios contribuirá a configurar la vida y el futuro de una nueva generación de nativos digitales.

El objetivo de UNICEF es desvelar cómo internet y la tecnología digital están facilitando y entorpeciendo al mismo tiempo el aprendizaje, el bienestar y las relaciones sociales de los niños. En este análisis el organismo internacional urge a los distintos países y autoridades en la necesidad de hacer de internet un lugar más seguro para los niños y las niñas y, a la vez, de ampliar el acceso a la tecnología digital, especialmente para los más desfavorecidos.

 

En un mundo digital, nuestro doble desafío es saber cómo mitigar los daños y maximizar los beneficios de Internet para cada niño”, Anthony Lake.

Así, UNICEF hace un llamamiento a los gobiernos, el sector de la tecnología digital y las industrias de telecomunicación para que ampliar el acceso a internet y proteger a los niños que se conectan se conviertan en prioridades. Los responsables de la elaboración de políticas y los empresarios deben trabajar en beneficio de los niños mediante acciones prácticas, como, por ejemplo:

Facilitar a todos los niños y las niñas el acceso a recursos de internet de alta calidadProteger a la infancia de los peligros digitalesGarantizar la privacidad de los niños y las niñasProporcionar formación digitalAvanzar en prácticas y regulaciones éticas que protejan a los niños y las niñasSituar a los niños y las niñas en el primer planto de las políticas digitales.

Del mismo modo, en ProFuturo tenemos como misión reducir la brecha educativa en el mundo proporcionando una educación digital de calidad a niños y niñas de entornos vulnerables de África Subsahariana, América Latina y Sudeste Asiático.

Niños en un mundo digital. Algunos datos

1.Uno de cada tres usuarios de internet de todo el mundo es un niño o una niña.

2.Los jóvenes de entre 15 a 24 años son el grupo de edad más conectado, hasta el punto de que el 71% de ellos utiliza internet.

3.Sin embargo, un tercio de los jóvenes del mundo, 346 millones, no están conectados. Este hecho agrava la desigualdad y reduce la capacidad de estos jóvenes para participar en una economía cada vez más digital.

4.En África, tres de cada cinco jóvenes están desconectados –en Europa solo uno de cada 25– lo que convierte al continente africano en el más desconectado.

5.La brecha digital también es de género: a nivel mundial, un 12% más de hombres que de mujeres utilizó internet en el 2017. En el caso de la India, por ejemplo, menos de un tercio de los usuarios de internet son mujeres, según el informe.