ProFuturo beneficiará a 140 escuelas

16 mayo 2017

ProFuturo llega a Brasil

ProFuturo ha llegado a Brasil para fortalecer y ampliar el trabajo de los educadores en contextos vulnerables. El proyecto se ha implantado en la zona rural de Manaos y tiene como objetivo beneficiar a 140 escuelas y 30.000 alumnos de Educación Primaria. La iniciativa se presentó el pasado 20 de abril ante 230 educadores y autoridades del municipio, entre ellas, el prefecto Arthur Virgílio Neto, que exaltó la importancia de este acuerdo para el presente y el futuro de los estudiantes.

TwitterFacebookWhatsApp

Gran parte de los estudiantes de la Escuela Municipal Manoel Adriano, en la zona rural de Manaus, vive en regiones alejadas de la ciudad, donde el acceso a la tecnología y al transporte es precario. Diariamente, recorren largas distancias hasta llegar a la escuela, y allí pasan gran parte del tiempo y hacen las principales comidas del día.

La escena es común en un entorno geográficamente complejo y de gran vulnerabilidad social en la capital del Amazonas, compuesto por escuelas en zonas rurales, ribereñas y comunidades indígenas aisladas.

https://www.youtube.com/watch?v=3a-IwnCjBdI

En 2016, la realidad de los alumnos ganó una nueva perspectiva cuando Manoel Adriano fue seleccionada para participar en ProFuturo, que busca mejorar las oportunidades de niños en zonas vulnerables, mediante la incorporación de tecnología en las escuelas y de nuevas metodologías para el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En total, 140 escuelas de la región serán atendidas en 2017, y se estima que cerca de 30.000 alumnos se beneficiarán del proyecto en los próximos tres años.

En la práctica

Cada educador tendrá 40 horas de formación presencial con temas ligados a la innovación educativa y acceso a contenidos pedagógicos digitales en un ambiente virtual de aprendizaje colaborativo. Las escuelas serán beneficiadas con kits compuestos por una maleta móvil equipada con notebook, router y tabletas para alumnos, además de proyector y pantalla de proyección para que los contenidos también sean ofrecidos en lugares donde no hay estructura o conexión.

“El proyecto es una gran ganancia para los alumnos de la zona rural, que aún están muy lejos de los niños de los centros urbanos. Ahora tendrán la oportunidad de ver el mundo con nuevas perspectivas y crear sueños que pueden hacerse realidad en un futuro no muy lejano “, comenta Robert Andrey, director de la Escuela Manoel Adriano.

Asociación con el municipio

Manaus es la primera ciudad del país en participar en colaboración con la Secretaría Municipal de Educación de la ciudad. La iniciativa fue oficializada el 20 de abril en un evento que contó con la presencia de 230 educadores, socios y autoridades del municipio. Entre ellos, el prefecto Arthur Virgilio Neto, que exaltó la importancia de la asociación para el presente y el futuro de los estudiantes:

“Estamos honrados por ser elegidos como la primera ciudad de Brasil que formará parte de un proyecto tan relevante para la educación. Tenemos que preocuparnos por la educación en primer lugar, porque es la base para una sociedad libre y desarrollada”, dijo el alcalde.

Transformaciones innovadoras

Para el presidente de la Fundación Telefónica Vivo, Americo Mattar, la riqueza de ProFuturo – Aula Digital está justamente en las infinitas posibilidades de innovación que pueden surgir a partir de la alianza. “Esta iniciativa es un hito en nuestra actuación y una oportunidad de utilizar la tecnología como un instrumento al servicio de la educación. No existe un modelo rígido, cada escuela tiene la libertad de innovar de la forma que quiera, utilizando el factor humano como punto central”.

Si depende de la motivación de los educadores, el factor humano será el gran diferencial de las escuelas participantes. La directora de la Escuela Municipal Francisca Lima da Rocha, también de Manaus, Nizia Feitoza, era una de las gestoras más entusiasmadas con la posibilidad de llevar tecnología para los alumnos de bajos ingresos.

“Cuando me indicaron el proyecto, me alegró la posibilidad de incluir nuevas formas de aprendizaje no sólo para los alumnos, sino para nuestros profesores. Quien trabaja con educación necesita ver más allá, y eso es lo que estamos haciendo aquí hoy”, concluye.