21 mayo 2019

‘Retos’ 2 analiza el aprendizaje digital inclusivo y personalizado

El Observatorio ProFuturo tiene la misión de abordar las cuestiones más relevantes sobre educación digital en entornos vulnerables en países en desarrollo. Retos, es una publicación que recoge las principales líneas, tendencias y conclusiones de los temas tratados en el Observatorio con el objeto de reflexionar, generar conocimiento y divulgarlo entre la comunidad educativa. En el segundo número de esta publicación, descargable en pdf, se analiza el aprendizaje digital inclusivo y personalizado.

Facebook twitter

DESCARGA RETOS 2

Según un informe de la oficina Internacional de Educación de UNESCO, el aprendizaje personalizado es un enfoque que consiste en prestar especial atención a los conocimientos previos, las necesidades, las capacidades y las percepciones de los estudiantes durante los procesos de enseñanza y aprendizaje. Pero, ¿qué pasaría si fuera un ordenador quien supiera todo esto sobre el aprendiz?

Cuando llevamos la personalización al ámbito tecnológico, indudablemente queda ubicada en el marco de la inteligencia artificial. Dentro de esta, no podemos dejar de prestar atención a una de sus tendencias más interesantes: el Deep Learning, una forma de aprendizaje diseñada para las máquinas, que pretende emular la forma en la que el ser humano asimila los conocimientos, replicando en sus algoritmos una estructura similar a la de las conexiones neuronales del cerebro.

Con la ayuda del Deep Learning, el alumno pasa a protagonizar su propio aprendizaje y el docente sería la figura que le acompaña en un proceso de autodescubrimiento liderado por sí mismo. En entornos de especial dificultad, estas propuestas se tornan imprescindibles.

Si queremos lograr una educación de calidad para todos, no podemos obviar a la mitad de la población: las niñas y las mujeres se enfrentan a numerosos obstáculos para poder acceder a oportunidades educativas. Un ámbito en el que la baja participación femenina resulta preocupante es el campo STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Dado que es en este ámbito donde parece que se encontrarán los empleos del futuro, es de mayor pertinencia la búsqueda de soluciones a esta brecha. Si bien durante los últimos años la participación de las mujeres en el entorno profesional científico-tecnológico ha aumentado, sigue existiendo una infrarrepresentación.

A pesar de los avances en ciertos sentidos, a nivel global aun existen bastantes desigualdades. Un ejemplo de ellas es que, aunque el 20% de las personas graduadas en ingeniería son mujeres, ellas solo representan el 11% de las ingenieras activas en el mercado laboral. De mayor impacto resulta, que diez años después de graduarse, solo 3 de cada 100 continúan trabajando en campos relacionados con las STEM.

El segundo monográfico, descargable en pdf desde la página del Observatorio, termina destacando las principales conclusiones obtenidas tras el análisis de estos temas y aportando la opinión de expertos como Lucas Cortázar.

A lo largo de 2019 se publicarán dos números más de Retos sobre temáticas relacionadas con la educación digital en zonas vulnerables.