16 noviembre 2017

La animación como vehículo para educar en valores

“La educación en valores posibilita que los niños y niñas conozcan y aprecien los valores y las normas de convivencia para prepararse para el ejercicio activo de la ciudadanía”
(Sofía Fernández de Mesa, directora general de ProFuturo)

 

“Los niños son la solución, la oportunidad de construir una sociedad libre, alegre, solidaria y generosa”
(Óscar Vega, presidente de Century Ethics)

 

“Dejemos de hablar de la infancia como el futuro, los niños son el más crudo presente, lo que vayan a ser mañana está totalmente relacionado con lo que hoy son y lo que pueden llegar a ser”
(Carmelo Angulo, presidente de UNICEF Comité Español)


#AnimandolaEducación

Los derechos humanos, el compromiso con una educación universal de calidad y la necesidad de inculcar valores universales desde la infancia han centrado la jornada ‘El poder educativo de la animación’, una iniciativa impulsada por ProFuturo y Century Ethics/CTP que se presentó en la sede madrileña de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España el pasado 15 de noviembre.

#AnimandoLaEducación, que así se relató la jornada en Twitter, es una propuesta educativa global basada en el uso de nuevas tecnologías y animación cinematográfica como herramientas para propiciar el aprendizaje de los derechos humanos en la escuela.

“La tecnología está de nuestro lado para conectar el mundo”, destacó en su intervención Sofía Fernández de Mesa, directora general de ProFuturo, antes de subrayar el empeño de ProFuturo en proporcionar al profesorado herramientas tecnológicas y metodologías flexibles que trabajan conjuntamente “la alfabetización digital y las competencias en valores”. En este sentido, la plataforma educativa de ProFuturo apuesta por el uso pedagógico de la animación, lo que permite que el alumno se involucre mucho más en el aprendizaje”.

Experiencia piloto en un colegio de Madrid

A continuación, Javier González Casado, gerente de innovación educativa de ProFuturo, ha presentado la experiencia piloto que han llevado a cabo en un centro escolar de Madrid en colaboración con la Asociación Pinardi. En esta experiencia han empleado fragmentos de la película de animación ‘The Cubby House Project’ para “hacer reflexionar al alumno ante situaciones cotidianas de respeto e igualdad”. “A través de la animación –ha señalado una de las educadoras participantes– los niños se pueden identificar con los personajes, aprenden lo que está bien y lo que está mal”.

TwitterFacebookWhatsApp
https://youtu.be/XWhK-U9eKlc

Cubby House

Es un ambicioso programa educativo transmedia basado en animación 2D “clásica, atemporal e intercultural”, producido íntegramente en España con vocación global. Su creador, Óscar Vega, lo ha definido como la respuesta a la inexistencia “a escala global de material audiovisual para contar a los niños la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su propio lenguaje: animación y aventura”.

Vega ha reivindicado la vigencia de la Declaración como “el mejor código de convivencia disponible” a partir del cual Cubby House también aborda problemas como el acoso escolar o la desigualdad de género, propiciando un aprendizaje emocional que sitúa a niñas y niños en el centro del proceso.

La responsable de relaciones institucionales de Cubby House, Ana Luisa Rotta, ha sido la encargada de explicar sus múltiples aplicaciones. Cubby consta de un largometraje, una serie de televisión, microespacios para televisión, recursos interactivos, un videojuego que permite a los más pequeños crear su propio corto de animación y una plataforma online. “Esta plataforma proporciona herramientas interactivas de formación, trabajo colaborativo y acceso a contenidos educativos adaptados a cada etapa del desarrollo infantil y permite alcanzar una certificación virtual como ‘Humano 3.0’, el ser humano ético”, ha desvelado Rotta.

Yvonne Blake, anfitriona de esta jornada como presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, ha mostrado el apoyo de la institución a todos los planes que tengan por objetivo “sensibilizar y educar para que los niños vean cumplidos sus derechos en cualquier lugar del mundo”. Blake ha recordado la próxima celebración del Día Universal del Niño, el próximo 20 de noviembre, y ha lamentado que la Declaración de los Derechos del Niño “aún es una hermosa utopía”.

Esta jornada ha contado con el respaldo del director general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, Óscar Graefenhain, que ha calificado la animación como un “vehículo fantástico” para transmitir valores. Graefenhain ha ofrecido el apoyo del ICAA a iniciativas como las presentadas hoy, que promueven el cine y la animación como herramientas educativas porque “no podemos dejar el audiovisual fuera de nuestras escuelas”.

Para clausurar la jornada, el presidente de UNICEF Comité Español, Carmelo Angulo, ha valorado la contribución del cine de animación como herramienta pedagógica y ha dado la bienvenida al proyecto Cubby House “como gran aliado para cambiar la realidad dramática” que viven millones de niños en todo el mundo. UNICEF ha apoyado desde sus inicios el proyecto de Cubby como una forma de promover e informar sobre los derechos humanos y la educación, que –en palabras de Carmelo Angulo– “es la inversión más provechosa para el desarrollo de una sociedad”.