24.04.2018

Educación inclusiva y colaborativa, un proyecto de todos

João Pedro nos cuenta en primera persona su inspiradora experiencia vital como educador, en la ciudad de Manaos, la capital más poblada de la Amazonía y pionera la implantación de ProFuturo en este gran país de América Latina.

Facebook twitter

João Pedro Rebelo es formador de ProFuturo en Brasil. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad del Estado de Amazonas, João Pedro nos cuenta en primera persona su inspiradora experiencia vital como educador de la mano de un director de escuela, José Roberto Alencar, cuya vocación por la formación está transformando la comunidad educativa de la Escuela EMEF Alan Kardec en la ciudad de Manaos, la capital más poblada de la Amazonía y pionera la implantación de ProFuturo en este gran país de América Latina.

“Al llegar al EMEF Alan Kardec, en Manaos, para realizar una formación de ProFuturo, me encontré a un simpático señor en la puerta de la escuela al que saludé y pedí que me presentara al director. “Soy yo mismo”, me dijo amable José Roberto Alencar.

Aquella escena mostraba la inspiradora personalidad de José Roberto. Un hombre sencillo y dispuesto, siempre comprometido con la comunidad a través de su participación activa en la vida escolar alejada por completo de la política de puertas cerradas.

Comenzamos a hablar de educación. Inmediatamente noté que la visión de tan singular director acerca de la enseñanza y del ser humano era decisiva en la práctica que realizaba para el desarrollo de la escuela.  Además de conseguir una fuerte conexión con la comunidad, José Roberto lograba un perfecto engranaje con el cuerpo docente fomentando el compromiso de todos.

El profesor José Roberto Alencar con João Pedro Rebelo, formador de ProFuturo.
El profesor José Roberto Alencar con João Pedro Rebelo, formador de ProFuturo.

Resultado de ello fue que inspiró definitivamente a los profesores a especializarse en la educación inclusiva. Actualmente, el centro educativo Alan Kardec es conocido por recibir a alumnos procedentes de otras escuelas y de diferentes lugares con necesidades de educación especiales. No obstante, aún quedan otras necesidades extraordinarias por cubrir porque el desarrollo de una escuela adaptada no es posible con el actual presupuesto que reciben. El educador siempre habla de la “lucha por la inclusión”, pues para él “donde hay voluntad, hay camino por avanzar”.

Invitado a asumir la gestión de la escuela en 2010, el educador volcó todo su conocimiento y experiencia en promover el desarrollo de la inclusión de niños con discapacidad. Cuando tomó las riendas de la escuela aún era una construcción anexionada a otra institución, y no fue hasta después cuando tuvo edificio propio. A día de hoy, cuenta con 12 aulas, 24 clases de alumnos y atienden alrededor de 700 niños de la región periférica.


“La innovación tiene que ver con la creatividad, y las nuevas herramientas contribuyen de manera decisiva a la construcción de una escuela convertida en la ventana del mundo y en verdadero espacio de transformación”


Con el profesor José Roberto Alencar.
Con el profesor José Roberto Alencar.

Todo este modelo de dirección colaborativa cobró fuerza con la llegada de ProFuturo en 2017, redundando en la calidad de la enseñanza, en las formaciones, en el acompañamiento de las escuelas y en las destrezas pedagógicas digitales. En nuestras conversaciones, el director alguna vez mencionó que la participación en el módulo de gestión innovadora le inspiró para digitalizar todos los procesos de la escuela, además de propuestas que ya acontecían en la institución, como el proyecto ‘Boy Scouts de Kardek‘.

Desde 2010, el programa de ‘Boy Scouts de Kardek’ incentiva a los alumnos de quinto a ser responsables de los alumnos más nuevos, promoviendo la seguridad, el respeto y el cuidado en el ambiente escolar. Reformulada, la iniciativa ahora incluye la misión de convertirse en una herramienta facilitadora del proceso de enseñanza-aprendizaje para formar ciudadanos críticos, comprometidos y, quién sabe, futuros educadores.  Los encuentros de formación que transcurren entre los cuarenta minutos y la hora y media, con José Roberto suelen alargarse más de dos horas debido a la pasión y la inspiración que expresa por la educación para todos. Para él, la innovación tiene que ver con la creatividad, y las nuevas herramientas contribuyen de manera decisiva a la construcción de una escuela convertida en la ventana del mundo y en verdadero espacio de transformación.”

ProFuturo en Brasil

En Brasil, ProFuturo se desarrolló inicialmente en Manaos, en el Estado de Amazonas. Actualmente se encuentra presente en 30 municipios del Estado de Sergipe. En marzo y abril de 2018, se ha hecho entrega del equipamiento tecnológico a 450 escuelas beneficiadas por el proyecto. Además, otras 285 nuevas escuelas participan en la ampliación de ProFuturo en el país cuyos educadores están en fase de formación.