22.01.2018

La educación como puente para construir proyectos de vida

Facebook twitter

Al igual que en otros muchos países, Guatemala se enfrenta a grandes e importantes retos desde el punto de vista de la educación. Generar igualdad de oportunidades para todos, modernizar el sistema educativo, ofrecer educación de calidad y conseguir que la tecnología digital se encuentre al alcance de los más vulnerables son, entre otros, algunos de los objetivos compartidos desde instancias gubernamentales con nuestro proyecto. Desde ProFuturo nos propusimos llevar nuestra educación digital integral a varias escuelas guatemaltecas y podemos decir que es una realidad.

Aunque es importante la operativa del proyecto, lo más relevante que tiene ProFuturo es su gente. Personas que creen profundamente en el poder transformador de la educación. Mujeres y hombres capaces y dispuestos a dejarse la piel para formar a los profesores, piezas clave del proceso educativo. ProFuturo cree firmemente que los maestros son la clave de bóveda de la formación de los alumnos. Sin buenos docentes una educación de calidad no es posible. Por ello, merece la pena leer este post de María Isabel Lobo, miembro del equipo de Operaciones de ProFuturo, en el que pone en valor el papel crucial del profesor:

“Quiero iniciar esta serie de posts con lo que para mí es la base de ProFuturo: un equipo de personas que con mucha ilusión y con toda la buena disposición estamos poniendo en práctica nuestra experiencia y conocimientos para poder hacer realidad nuestro objetivo principal: reducir brecha digital y brindar igualdad de oportunidades a muchos niños de diferentes partes del mundo.

Hace más de año y medio iniciamos con mucha energía este nuevo proyecto llamado ProFuturo; hoy cuando vuelvo a ver el camino recorrido veo que como equipo hemos ido acumulando nuevas experiencias, aventuras interesantes y lo mejor de todo, hemos conocido a tantas buenas y extraordinarias personas alrededor del mundo.

Nuestro recorrido por países de América Latina, África y Asia nos ha permitido tener una visión más amplia de lo que un proyecto social–educativo con sentido global requiere para ser implantado. Como en todo, la base son las personas a quienes llegamos, la importancia de conocer el contexto y las culturas a las que llegaremos. Tener esa foto previa a la implementación de un proyecto que nos permita hacerlo más pertinente y que responda a las necesidades de los beneficiarios del proyecto.

A lo largo de estos posts daremos un recorrido por diferentes contextos, situaciones y realidades que a hoy nos han permitido crecer como personas, como profesionales y como proyecto. Por mi parte, me gustaría iniciar el recorrido de los posts compartiendo un poco acerca de la realidad en mi país, Guatemala:

Un país muy diverso, con personas muy enérgicas y positivas que lo dan todo para cada día ser mejores. En la primera etapa de despliegue del proyecto hemos visitado escuelas del occidente del país, todas de zonas rurales y con población indígena. Un elemento que siempre me ha llamado la atención es cómo funcionan las escuelas unitarias, aquellas en donde hay un solo profesor para atender a todos los grados de la escuela en una misma jornada. O bien, un profesor que atiende a dos o tres grados al mismo tiempo. Ver a un profesor dar clases por grupos, en donde tienen en una misma aula a tres grados, cada grupo de niños viendo a hacia una pared del aula para aprender lo que ese día les corresponde. ¿Cómo un profesor puede manejar estas situaciones?

La conclusión a la que llego, dejando de lado que sin duda ponen en práctica metodologías de aula, es que son profesores de vocación que están convencidos que la educación es un puente para que los niños de sus comunidades puedan plantearse un proyecto de vida.

Llegar con ProFuturo a estas escuelas además de brindarles a los profesores más recursos educativos, les facilitará la gestión dentro del aula, y a los niños por su parte les mantendrá más motivados para seguir aprendiendo. Y es que todos necesitamos en el recorrido del aprendizaje elementos que vayan reforzando y motivando eso que estamos haciendo bien y que nos ayuden a hacerlo cada vez mejor.”

ProFuturo en Guatemala:
En colaboración con Fundación Telefónica Guatemala, en 2018 tenemos previsto llegar a 166 escuelas repartidas por 12 departamentos del país y formar a más de 3.000 profesores. Se estima que alrededor de 28.000 niños y niñas se beneficiarán del proyecto.