27.02.2018

La formación de los profesores, gran aliada para resolver problemas locales

Facebook twitter

Implantar el Aula Digital de ProFuturo en Brasil, el país mayor de América Latina, quinto del mundo en extensión territorial y sexto en población con más de 200 millones de habitantes, está produciendo experiencias de transformación que comienzan en el propio profesorado. Una aventura que ha comenzado en 2017 en Manaos y en otros 28 municipios de Sergipe, con la colaboración de la Secretaría de Educación del Estado, de la que se beneficiarán 450 escuelas, 48.500 estudiantes y 1.475 educadores brasileños.

La primera ciudad del país en recibir el Aula Digital, realizado en asociación con la Secretaría Municipal de Educación ha sido Manaos. Uno de los 700 profesores que han comenzado a recibir formación en abril de 2017 es el doctor Gilson da Silva. El deseo de trabajar con la comunidad del profesor Da Silva, fue lo que le hizo aceptar un nuevo desafío en 2017: ser gestor de una escuela del campo, próxima a un área de asentamiento, formada por 50 alumnos de clases multigrado.

Y para ello, el experimentado profesor Da Silva, que ha pasado por diversas funciones educativas en la administración, tuvo que ir superando retos. Uno de ellos, el difícil acceso del centro por su situación geográfica que provocaba un alto índice de absentismo escolar. El profesor lo resolvió reduciendo los turnos de autobuses a un solo turno, con lo que evitaba que los alumnos que salían para comer en sus casas y que no volvían a la escuela pudieran quedarse todo el día en el colegio. Otro, más difícil si cabe, era conseguir involucrar a la comunidad en el proyecto educativo para que la educación se haga un hueco definitivamente en la comunidad. El educador ha conseguido que grupos de padres se organicen en diversas funciones tan sencillas como importantes: llevar alimentos y agua potable a la escuela o cuidar de la huerta. La supervivencia y continuidad de la escuela ya es una realidad. De esta manera, son los miembros de la comunidad los propios interesados en la educación de sus hijos para que en un futuro cercano tengan nuevas oportunidades.

Da Silva está convencido de que la formación recibida es una gran aliada para resolver problemas locales. “El curso está bien estructurado y generó mucho intercambio de experiencias. La formación nos ayudó a traer una nueva mirada y se convirtió en una gran aliada en la resolución de problemas locales, como la cuestión del turno escolar “, asegura.
Para el profesor el proyecto contribuirá a desarrollar la educación en el campo al utilizar los recursos tecnológicos para repensar las prácticas pedagógicas, fortalecer la formación de educadores y, principalmente, impactar a los estudiantes de manera positiva. “Era difícil hablar de inclusión digital a nuestros alumnos, tan alejados del perímetro urbano. Hoy, el proyecto nos está ayudando a promover la igualdad de oportunidades a través de la educación”, concluye.

Gilson da Silva es solo uno de los educadores que está recibiendo cursos de formación para tener acceso a un contenido especial sobre prácticas pedagógicas con uso de tecnologías digitales y sociales, basadas en el concepto de Innovación Educativa, con el objetivo de mejorar sus habilidades y competencias. Gracias a ellos, la inclusión digital de los alumnos de Manaos que viven en entornos especialmente vulnerables, empieza a ser una realidad.

@IsabelDuran_ en Twitter     |         Isabel Durán en Facebook