19 marzo 2020

Más de tres años de trabajo para reducir la brecha educativa

En el año 2016, ProFuturo nacía con una mochila cargada de ilusión y una misión fundamental: mejorar el mundo a través de una educación digital de calidad a niños y niñas de entornos vulnerables. Ayudar a reducir la brecha educativa pronto se convertiría en la misión fundamental de un proyecto impulsado por dos importantes instituciones españolas: Fundación Telefónica y “la Caixa”, que decidieron sumar sus fuerzas y su bagaje en el mundo de la educación para conseguir que niños y niñas de entornos vulnerables tuvieran una experiencia educativa de calidad e igualdad de oportunidades. Ambas instituciones, como líderes en su labor social en el ámbito educativo, colaboran desde hace años para lograr mejorar la educación en todo el mundo y eligen hacerlo a través de la educación digital, ya que la tecnología permite llegar a más personas en menor tiempo y adaptar y personalizar la enseñanza a cada entorno de aprendizaje. Todo ello bajo la certeza de que a través de la educación digital se puede reducir la brecha educativa, contribuyendo así a la reducción de la pobreza y a la mejora de la vida de las personas. La vulnerabilidad vinculada a la brecha digital aumenta el riesgo de exclusión, lo que puede agrandar, todavía más, la brecha educativa.

Facebook twitter

Desde su nacimiento, el programa se ha implementado en 38 países de Latinoamérica, el Caribe, África y Asia, beneficiando a 10 millones de niños y niñas y a más de 300.000 docentes.

Para llevar esto a cabo, ProFuturo cuenta con un modelo integral de educación digital que actúa sobre elementos clave para lograr la calidad educativa. Además, colabora en proyectos de otras organizaciones para atender necesidades particulares de los contextos en los que trabaja.

Todo ello con el objetivo de proporcionar la mejor educación a 13 millones de niños y niñas en entornos vulnerables en 2020 y a 25 millones en 2030.

Un compromiso con el ODS4

ProFuturo trabaja por la igualdad de oportunidades de todos los niños, contribuyendo al cumplimiento del objetivo 4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS4): “Garantizar una educación inclusiva, equitativa, y de calidad, promoviendo oportunidades de aprendizaje durante toda la vida”. Por ello, llega a centros educativos en entornos vulnerables, ya sean zonas urbanas o rurales.

La clave del programa son los docentes, activadores del aprendizaje y pieza fundamental para lograr un cambio significativo en la calidad educativa. Por eso, ProFuturo centra muchos de sus esfuerzos en su formación, acompañamiento y soporte continuo.

La propuesta de ProFuturo implica, además, a todos los agentes educativos – directores de centro, familias y otros agentes sociales, educativos e institucionales – para garantizar que el programa tenga el máximo alcance y deje capacidad instalada en los lugares donde opera para que sus efectos perduren en el tiempo.

Vivimos en un mundo cada vez más digital en el que la innovación y la educación son fundamentales para el desarrollo de los países. Consciente de esta realidad, ProFuturo propone un Modelo Integral de Educación Digital que, a través de experiencias de enseñanza-aprendizaje digitales innovadoras potencia: la práctica pedagógica y la apropiación tecnológica del docente y el aprendizaje significativo del estudiante.

El modelo es personalizado, modular y  flexible. Se puede implantar en cualquier entorno vulnerable (zonas de conflicto, remotas, etc…), disponga o no de conectividad, y se adapta a cada país y centro educativo.

Con ayuda de sus socios y aliados, ProFuturo cree firmemente que educar transforma y trabaja cada día para mejorar sus cifras y beneficiar a millones de niños y niñas de entornos vulnerables.