12 noviembre 2019

Nicole, volar para llegar muy alto

Nicole Buerano tiene diez años y es alumna de la escuela pública de educación primaria Acacia Elementary School, en Malabón (Filipinas) y en su vida tiene mucha importancia  el viento, siempre presente en esta pequeña ciudad situada al norte de Manila. Quizás por eso, el sueño de Nicole es convertirse en auxiliar de vuelo. Malabón tiene algo más de trescientos sesenta mil habitantes que se distribuyen en sus 19,76 km², lo que la convierte en una de las ciudades con mayor densidad de población de Filipinas. La superpoblación y unas infraestructuras deficientes, a menudo castigadas por los desastres naturales, convierten algunos de sus barrios en entornos vulnerables, especialmente para la infancia. La historia de Nicole es una de las que forman parte de nuestro libro Compromiso con la educación, que presentamos el 20 de noviembre coincidiendo con el Día Universal del Niño. 

DESCARGA EL LIBRO

Facebook twitter

En los suburbios de esta ciudad, que fue considerada por muchos como la Venecia filipina, el agua de las inundaciones se mezcla con aguas residuales fruto de una red de alcantarillado con poco mantenimiento, que incluso llega a causar problemas sanitarios en la población, en especial entre los más pequeños.

Nicole vive con sus padres y su hermano menor, Kurt Daniel, en un pequeño condominio de unos ocho vecinos y es una alumna brillante: le encanta leer y su asignatura favorita en el colegio es el inglés. A la pequeña le da miedo la oscuridad y acaba de descubrir que su sueño es volar, convertirse en auxiliar de vuelo algún día.

Nicole y su madre comienzan el día comprobando el tiempo que va a hacer para prepararse para la lluvia, si es necesario. La época de lluvias en la región de Manila, que transcurre desde finales de junio hasta mediados de noviembre, apenas da tregua a los habitantes de una ciudad de cielos encapotados.

«Me encanta ir al colegio», dice Nicole. «En la escuela me siento a gusto porque tengo unas profesoras muy buenas. Me gusta ir a clase porque aprendo muchas cosas». El colegio de Nicole es un pequeño centro público con superpoblación de alumnos: en total hay unos dos mil doscientos alumnos, que se dividen en dos turnos. A pesar de la falta de espacio y de no contar con las mejores instalaciones, es un colegio colorido, luminoso y con algunos árboles, en el que los niños y niñas pueden aprender en todo momento con lecciones pintadas en escaleras, paredes y hasta en el techo. El colegio se encuentra en fase de ampliación y reformas, por lo que el ruido y las molestias de las obras son ahora un alumno más.

Cuando vuelve a casa, Nicole hace sus deberes, ayuda a su hermano pequeño con los suyos y colabora con sus padres en las tareas domésticas. Después de cenar se va a dormir esperando con muchas ganas que amanezca un nuevo día de sol lleno de aventuras y aprendizaje, de juegos y de deporte en Acacia Elementary School.

La historia de Nicole forma parte del libro Compromiso con la e-ducación, que presentamos el 20 de noviembre, coincidiendo con el Día Mundial del Niño, y que se puede descargar en nuestra web y en este artículo.

Nicole, Emilia, de Angola, y Cristiano, de Brasil, son tres niños con entornos familiares, geográficos y escolares distintos, pero los tres tienen algo en común: sus sueños de futuro. Con la ayuda de sus docentes y la presencia de ProFuturo en sus escuelas, millones de pequeños como estos protagonistas de nuestro libro podrán seguir soñando con un mundo donde realizar sus proyectos. Porque lo que aprendan hoy, transformará su mañana.