07 abril 2020

ProFuturo dona 5.600 tablets para facilitar la comunicación desde hospitales y residencias

ProFuturo ha donado 5.600 tablets a familias en situación de vulnerabilidad con hijos en edad escolar para que estos puedan seguir formándose y aprendiendo desde casa, y a hospitales y residencias de toda España para que los enfermos y mayores ingresados en estos centros puedan comunicarse con sus familiares. Las tablets ya han empezado a entregarse a las administraciones públicas de las diferentes comunidades autónomas, Ceuta y Melilla, que se encargarán de hacer el reparto a nivel local.

Facebook twitter

Los dispositivos donados forman parte del equipamiento tecnológico que ProFuturo despliega en los 38 países de Latinoamérica, el Caribe, África y Asia donde implementa su programa con el objetivo acercar la educación digital de calidad a los niños y niñas que viven en entornos vulnerables.

En línea con su misión de ayudar a los más desfavorecidos y ante las consecuencias que está teniendo la crisis del COVID19 en España, ProFuturo quiere que parte de este material tecnológico se quede en el país y se destine a la población que más lo necesita.

A través de esta donación, Fundación Telefónica y Fundación ¨la Caixa¨ buscan, por un lado, evitar que la brecha digital aumente el riesgo de exclusión en el que ya se encuentran estos menores, contribuyendo a garantizar que a ningún niño se le prive de su derecho a la educación por no tener un ordenador en casa. Por otro, quieren contribuir a que la estancia en hospitales y residencias, donde se han prohibido las visitas, se haga un poco más llevadera y que las familias puedan apoyar a sus enfermos y mayores en la distancia.

Contenidos en abierto para docentes, familias y estudiantes

De manera paralela, ProFuturo quiere poner a disposición de docentesfamilias y estudiantes su programa integral de educación, con herramientas digitales para facilitar que todos puedan mantener en la medida de lo posible la enseñanza y el aprendizaje durante la pandemia provocada por el Covid-19.

La actividad en las aulas se ha detenido, pero la educación no puede esperar. De ella depende el futuro de millones de niños y niñas. ProFuturo considera que es necesario romper con las paredes de la escuela y llevar la enseñanza y el aprendizaje allí donde estén los niños y niñas.