15 enero 2018

ProFuturo en 30 segundos

ProFuturo es uno de los proyectos de educación digital más grandes del mundo, y está promovido por Fundación Telefónica y Fundación Bancaria “la Caixa”, que ponen al servicio de esta causa su experiencia para transformar la educación en los entornos más vulnerables. 

TwitterFacebookWhatsApp

El proyecto ProFuturo nació en el año 2016 y ha conseguido desde entonces llegar a 5,6 millones de niños y niñas en todo el mundo a finales. Las estimaciones indican que la cifra aumentará a 7,7 para finales de este año.

https://youtu.be/AtlY8XLkrfQ

 

Comprometidos contra la brecha digital

“Si se aprovecha de la manera correcta y es accesible a escala universal, la tecnología digital puede cambiar la situación de los niños que han quedado atrás –ya sea debido a la pobreza, el origen étnico, el género, la discapacidad, el desplazamiento o el aislamiento geográfico– al conectarlos a numerosas oportunidades y dotarles de las aptitudes que necesitan para tener éxito en un mundo digital. Pero a menos que ampliemos el acceso, la tecnología digital puede crear nuevas brechas que impidan que los niños alcancen todo su potencial”.

Así arranca el último informe de UNICEF sobre el ‘Estado Mundial de la Infancia 2017 publicado hace pocas semanas. Tal y como recoge el estudio, el 29% de los jóvenes entre 15 y 24 años (346 millones de personas) no tienen acceso a internet.

Este dato se acentúa en el continente africano, donde un 60% de los jóvenes no puede conectarse a la red, un porcentaje que en Europa se reduce hasta el 4%.

Además, el 56% de los sitios web del mundo están en inglés, lo que provoca que los niños que solo hablen lenguas minoritarias, o sin recursos para aprender este segundo idioma, no puedan encontrar contenidos relevantes para su educación.

 

Comprometidos contra la brecha educativa

Según datos ofrecidos por UNICEF y UNESCO, el 12% de las personas más pobres (más de 170 millones) saldrían de su situación si todos los estudiantes de sus países tuvieran la escolarización básica. Además, un niño nacido de una madre que sabe leer, tiene un 50% más de posibilidades de sobrevivir pasados los 5 años.

El 4º de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propone al mundo trabajar para garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. En esta tarea, César Alierta, presidente de ProFuturo y presidente de Fundación Telefónica, lidera esta área de trabajo como Asesor Global del Fondo ODS para la Educación Digital y Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Comprometidos con la igualdad de oportunidades

Contra estas brechas educativa y digital nació ProFuturo, uno de los proyectos de educación digital más grandes del mundo, impulsado por Fundación Telefónica y Fundación Bancaria “la Caixa” para que todos los niños y niñas del mundo tengan las mismas oportunidades, y cuyo reto es reducir la brecha educativa proporcionando una enseñanza digital de calidad en entornos vulnerables. Con su labor, ProFuturo aspira a convertirse en un referente de la transformación e innovación educativa mejorando la enseñanza de millones de niños a través de la tecnología.

Desde su nacimiento en 2016, casi 6 millones de niños de 23 países han podido acceder a un sistema educativo de calidad y adaptado a sus necesidades gracias a ProFuturo. El objetivo para 2018, es que 7,7 millones de niños se beneficien de esta iniciativa.

La propuesta educativa de ProFuturo tiene como sellos de identidad la calidad, la sostenibilidad a lo largo del tiempo y el acceso desde todos los rincones, ya sean zonas vulnerables, rurales, remotas o en situación de conflicto o crisis humanitaria. Para lograrlo, su solución educativa se modula y se adapta a cualquier entorno y contexto, disponga o no de conectividad, y está disponible en español, francés, inglés y portugués, las lenguas oficiales donde está presente el proyecto. Todo ello con el objetivo de proporcionar la mejor educación a 10 millones de niños, que actualmente están en riesgo de exclusión social, en 2020.