20.09.2018

ProFuturo, la sonrisa de los niños en Angola

Para ProFuturo, Angola es un lugar muy especial porque es allí donde comenzamos nuestra andadura en nueve escuelas de Luena, en la provincia de Moxico, a finales de 2015. Durante el mes de mayo, los miembros del equipo de ProFuturo, Cleide da Silva, Valeria Cruz y Enrique Vázquez, regresaron al país angoleño en el que conviene recordar que, además de su gran tamaño (más de un millón de metros cuadrados), coexisten más de 40 lenguas, en las que tienen cabida el portugués y el español.

Facebook twitter

En ProFuturo continuamos ampliando la formación a profesores en nuevas escuelas de entornos vulnerables en Angola, un país en el que sus habitantes tienen un muy bajo nivel de vida si tenemos en cuenta que su PIB per cápita en 2016 fue de 2.989€, un 14% menor que en 2015. El Índice de Desarrollo Humano, elaborado por Naciones Unidas para medir el progreso de los estados, lo corrobora.

Para nosotros, Angola es un lugar muy especial porque es allí donde comenzamos nuestra andadura en nueve escuelas de Luena, en la provincia de Moxico, a finales de 2015.

Hemos recabado algunas impresiones de docentes y alumnos que hacen que nuestro empeño por generar oportunidades de alfabetización digital en entornos de especial vulnerabilidad que acaben con la brecha existente nos llenen de emoción y orgullo. Los profesores Justo Muavundula y Biablito Baptista nos cuentan que “ProFuturo es la sonrisa de los niños” y que “satisface y disminuye algunos fallos motivacionales de los alumnos”. Entre los estudiantes, Flavio Mateus Wacambo nos hace sonreír porque nos dice que antes de las “clases de buenas maneras” su padre le llamaba “granuja y ahora ha dejado de hacerlo”, y Preciosa Ester Taimbo nos explica que hasta “soñaba con las Aulas Digitales por las noches los primeros días” debido a la ilusión tan grande que le hacía.

Durante el mes de mayo, los miembros del equipo de ProFuturo, Cleide da Silva, Valeria Cruz y Enrique Vázquez, regresaron al país angoleño en el que conviene recordar que, además de su gran tamaño (más de un millón de metros cuadrados), coexisten más de 40 lenguas, en las que tienen cabida el portugués y el español.

Enrique, como responsable del proyecto en el país, acompañó a Cleide y Valeria con el objetivo de formar a 122 docentes en 15 nuevas escuelas de la iglesia católica (pertenecientes a la CEAST) en Malange y a 173 profesores pertenecientes a 25 escuelas públicas de la provincia de Huambo, de la mano de World Vision. En estas últimas, las escuelas gubernamentales, destaca su masificación, ya que algunas de las aulas alcanzan los 115 alumnos por clase, lo que supone un total de unos 50.000 niños entre las 25 escuelas. Cleide y Enrique nos cuentan su experiencia de su último viaje de formación:

Hace dos meses salimos de Madrid, una vez más con la ilusión y el cariño que se siente al volver Angola.

Ahora nuestro objetivo era formar a 122 profesores de Malange, 173 profesores de Huambo y actualizar la plataforma de ProFuturo de Luanda, Caxito, Malange, Viana, Benguela y Huambo.

Formar a veces no es fácil, no todas las personas tienen la misma apertura a nuevos conocimientos y en muchos casos, existe cierta reticencia a modificar las técnicas de enseñanza ya aprendida en el tiempo. Para nosotros es un reto, muchos de nuestros profesores no conocen bien las tecnologías y necesitan un refuerzo casi personalizado de conceptos básicos para poder seguir al grupo.

Lo maravilloso es que con cariño, empatía y pasión todo se puede. No hay mayor recompensa para un formador que la sensación de alegría que se siente cuando ves a tus alumnos superar barreras y olvidar sus miedos para dar un paso más en el camino.

No sólo estamos ayudando a transformar las escuelas y las metodologías, sino que también sentimos muy de cerca el aumento de automotivación que experimentan las personas cuando perciben que son capaces de todo, gracias a la obtención de nuevos conocimientos.

Realmente, hay un compromiso con la educación por parte de todos los que trabajamos en ProFuturo, y una gran recompensa que se manifiesta a cada día en las caras de gratitud que nos expresan nuestros profesores. Entendemos que somos parte de un cambio educativo global eso se percibe cada vez que empieza y termina una formación“.

En 2018 tenemos prevista la implantación de nuestro programa de educación global digital integral en 115 centros y, para ello, habremos formado a alrededor de 700 profesores, porque ellos son la piedra angular de nuestra solución educativa.

 

Por Enrique Vázquez y Cleide da Silva, del equipo de ProFuturo.