16 diciembre 2019

ProFuturo refuerza en el Global Refugee Forum su compromiso con los refugiados

Ginebra acogió del 16 al 18 de diciembre de 2019 el Global Refugee Forum, el primer Foro Mundial sobre refugiados organizado por ACNUR, donde líderes mundiales y sociedad civil se reunieron para alcanzar medidas concretas e intercambiar buenas prácticas. Este evento se celebró al final de una década dramática donde el número de refugiados en todo el mundo se ha duplicado a más de 25 millones. El Foro Mundial sobre los Refugiados mostró compromisos y contribuciones de alto nivel de impacto, así como el intercambio de buenas prácticas que piden a los Estados, refugiados, actores del desarrollo, el sector privado, entidades de la ONU, organizaciones de la sociedad civil, académicos y líderes religiosos, entre otros, asumir un rol. Los propios refugiados estuvieron a la vanguardia de los preparativos para el foro, participaron y fueron consultados en todo momento. El evento se centró en seis temas: mecanismos para la repartición de la carga y la responsabilidad, educación, empleos y medios de vida, energía e infraestructura, soluciones y capacidad de protección. ProFuturo asistió a este evento para reforzar su compromiso con los refugiados y para exponer su trabajo en Líbano y Malawi, así como para hablar de la previsión de implementar el “modelo de refugiados” en Jordania en 2020 con refugiados iraquíes. El evento se pudo seguir en redes sociales con el hashtag #RefugeeForum.

Facebook twitter

En el marco del Global Refugee Forum, ProFuturo tuvo la oportunidad de hablar de su alianza pionera con Education Cannot Wait para colaborar en aquellos países donde la intervención pueda beneficiar a niños refugiados y desplazados internos, trabajando en alianza con ministerios de educación y otras organizaciones internacionales y nacionales.

Además, desde el mes de septiembre de 2019, ProFuturo en colaboración con el Servicio Jesuita a Refugiados, trabaja en la implementación de su propuesta educativa en el campo de refugiados de Dzaleka, ubicado a 30 kilómetros de la capital de Malawi y que acoge a unas 40.000 personas, en su mayoría procedentes de la vecina República Democrática del Congo.

El programa se implementa en el único colegio de educación primaria que hay en el campo de refugiados, donde estudian unos 4.000 alumnos. ProFuturo aporta equipamiento tecnológico y a través de metodologías de enseñanza innovadoras pretende reforzar los conocimientos de matemáticas e inglés de los alumnos de tercero y quinto de primaria durante las horas lectivas. Además, en dos salas contiguas a la escuela, construidas recientemente por la ONG Manos Unidas, ProFuturo pone a disposición de los alumnos contenido digital y materiales interactivos para que puedan reforzar su experiencia de aprendizaje cuando no estén en el aula.

El proyecto de Malawi forma parte de un nuevo modelo de intervención educativa puesto en marcha en 2018 por ProFuturo ante el aumento dramático de personas refugiadas en las últimas dos décadas como consecuencia de conflictos abiertos en el mundo. Según ACNUR el 51% de los refugiados son menores de 18 años, de los cuales 4 millones no van a la escuela.

Un modelo adaptado a las necesidades de los refugiados

ProFuturo ha adaptado su programa de educación digital a contextos de refugiados con un enfoque integral alineado con los principios de la Red Internacional de Educación en Emergencias (INEE). El objetivo es garantizar, tanto en contextos de educación formal e informal, tres pilares fundamentales: el acceso a la educación, la calidad educativa y la resiliencia de los niños y niñas refugiados.

“Este modelo parte de la premisa de que, incluso en situaciones de crisis humanitaria, donde lo más urgente es atender las necesidades inmediatas básicas como la alimentación o tener un lugar donde encontrarse seguro, la educación no puede esperar”, explica la directora general de ProFuturo, Magdalena Brier.

El modelo se implementó por primera vez con un proyecto piloto en Líbano, donde ProFuturo ha llevado educación digital de calidad a más de 1600 niños refugiados sirios en los asentamientos del Valle de Beeka y en el barrio de Beirut Bourj Hammoud.

A lo largo de 2020, ProFuturo prevé llevar este modelo de intervención educativa a contextos de conflicto y crisis en  Jordania, Etiopía, Uganda y Colombia.