27.03.2018

Siempre es tiempo de aprender, enseñar y transformar

Manaos, la capital del estado de Amazonas y uno de los principales centros financieros de la Región Norte de Brasil, es también la ciudad pionera en acoger el proyecto de ProFuturo.

Facebook twitter

El núcleo capitalino más poblado de la Amazonía, está emplazado sobre el Río Negro, situado en el corazón de la selva tropical más grande del mundo. Desde sus proximidades se divisan islas, archipiélagos y extensas áreas ecológicas, además del encuentro con las aguas del Río Amazonas.

En el corazón de la ciudad de la mayor reserva natural del hombre, comienza muy temprano la rutina diaria para la profesora María Bernardete. A las seis de la mañana ya está lista para tomar el autobús que la lleva hasta la escuela en la Comunidad de Santa Marta, en el barrio Novo Israel.

María Bernardete es consciente de los grandes contrastes sociales que alberga su país debido a la dimensión continental y a las fuertes oleadas de inmigración producidas a lo largo de la historia. Conocedora del sistema educativo, sabe que las desigualdades existentes reducen las posibilidades de avance de niños y jóvenes de bajos ingresos, lo que se traduce en que solo 7 de cada de cada 100 alumnos que ingresan en la escuela pública continúan en la universidad.

Ella misma superó muchas barreras y tuvo que recorrer un largo camino hasta conseguir ser profesora. De familia humilde, Bernadette aprendió a leer y escribir con su madre antes de ingresar en una escuela debido a que ésta se encontraba a muchos kilómetros de distancia de su casa. Años más tarde, se matriculó en un curso técnico en contabilidad, pero donde realmente encontró su vocación fue como educadora tras formarse en Pedagogía y en Psicopedagogía.

“Mi primer alumno fue mi hijo, después aparecieron sobrinas y algunos chicos de la vecindad. Cuando me di cuenta, estaba alfabetizando a 10 niños a la vez”, recuerda.


“Me gusta mucho esta profesión porque la gente aprende más de lo que se enseña”

 


A los 50 años, Bernadete aprobó un concurso de la Secretaría Municipal de Educación de Manaos y hoy enseña en la Escuela Municipal Arquitecta Angélica Maria Vieira da Cruz para estudiantes de la enseñanza fundamental, además de actuar como coordinadora del Proyecto Más Educación – que atiende a unos 100 niños – y dar clases de refuerzo para alumnos en la misma escuela.

Una nueva oportunidad para innovar

Incansable, a los 53 años la educadora aún encuentra tiempo para participar  en la catequesis de la iglesia y estudiar inglés. “Llegué a una edad en la que no tengo más tiempo que perder, así que aprovecho cualquier oportunidad para desarrollarme como profesional”, cuenta.

Una de esas oportunidades fue el curso Espacios Diferenciados promovido por ProFuturo. Para María Bernadete, el proyecto contribuye a implementar nuevas formas de aprendizaje y desarrollar su motivación como educadora. “Me gusta mucho esta profesión porque la gente aprende más de lo que se enseña”, asegura. La formación en el curso inspiró a la profesora a innovar y crear actividades más allá del aula, en un área externa de la escuela que nunca había sido utilizada. “Participar del proyecto me hizo sentir joven de nuevo, y mientras tenga condiciones físicas, continuaré estudiando”, concluye animada.

ProFuturo en Manaos

María Bernardete forma parte de los 700 profesores que ya están recibiendo formación en Manaos, la primera ciudad de Brasil donde se ha implementado ProFuturo, en colaboración con la Secretaría Municipal de Educación-SEMED.  Una formación que se inició en abril de 2017 y en la que participarán 1.475 educadores. Está previsto que más de 200.000 niños y niñas se beneficien del proyecto en Brasil a lo largo de 2018.

Precisamente, en este mes de marzo tuvo lugar la presentación oficial del proyecto en Manaus, con la entrega del equipamiento tecnológico en las escuelas, con el objetivo de mejorar la educación de 30.000 alumnos de 140 instituciones educativas.