La tutoría entre pares para cerrar la brecha educativa

Mejora académica, mayor sentido de la responsabilidad, desarrollo de las habilidades psicosociales… beneficios para todos a un coste limitado para las escuelas. Te contamos cómo funciona la tutoría entre pares y cuáles son algunos de sus beneficios.

La tutoría entre pares para cerrar la brecha educativa

¿Recuerdas cuando no entendías algo en la escuela y pedías ayuda a alguno de tus compañeros? Eso, sistematizado, es la tutoría entre pares: una serie de enfoques en los que los alumnos trabajan en parejas o en pequeños grupos para proporcionarse mutuamente apoyo pedagógico.

Para saber exactamente cómo funciona, usaremos un análisis de la Educational Endowment Fuoundation, una organización independiente que analiza la eficacia de diferentes enfoques y metodologías educativas, a través del estudio de la evidencia existente.

En qué consiste

Como hemos dicho la tutoría entre pares (o tutoría entre iguales) es una metodología de enseñanza en la que los estudiantes aprenden entre ellos. Algunas de sus variaciones incluyen, por ejemplo, la tutoría de rol fijo, en la que un alumno, que suele ser mayor, asume el papel de tutor y se empareja con uno o varios alumnos, que suelen ser más jóvenes, o la tutoría de rol recíproco, en la que los alumnos alternan el papel de tutor y de alumno.

En todos los casos, una de sus características fundamentales es que son los alumnos los que asumen la responsabilidad de los aspectos de la enseñanza y la evaluación de su éxito.

Cinco meses adicionales de progreso

Beneficios para todos. Entre las conclusiones principales del estudio de EEF destaca el de su impacto, con un efecto positivo medio equivalente a aproximadamente cinco meses adicionales de progreso en un año académico. Los alumnos con menor rendimiento tienden a beneficiarse más (más de seis meses de progreso) que los alumnos con menor rendimiento. Los estudios han identificado beneficios tanto para los tutores como para los alumnos, y para una amplia gama de grupos de edad. El impacto también es similar (más de cinco meses de progreso) tanto en alfabetización como en Matemáticas).

Apoyo y formación para los tutores. La tutoría entre pares parece ser especialmente eficaz cuando los alumnos reciben apoyo para garantizar que la calidad de la interacción entre iguales sea alta: por ejemplo, marcos de preguntas para utilizar en las sesiones de tutoría y formación y retroalimentación para los tutores.

El repaso mejor que la novedad. La tutoría entre iguales parece más eficaz cuando se utiliza para repasar o consolidar el aprendizaje, en lugar de introducir material nuevo.

Duración y frecuencia óptima. Los bloques intensivos de cuatro a diez semanas con sesiones regulares (4-5 veces por semana) parecen proporcionar el máximo impacto tanto para los tutores como para los alumnos.

Beneficios sociales y personales. Los enfoques exitosos de la tutoría entre pares también pueden tener otros beneficios, como el apoyo al desarrollo social y personal de los alumnos y el aumento de su confianza en sí mismos y su motivación para el aprendizaje.

Tecnología digital. Se han llevado a cabo varios estudios que utilizan la tecnología digital para apoyar los enfoques de tutoría entre pares, con un impacto general similar.

¿Pueden ayudar a los estudiantes vulnerables?

Aunque hay pocos datos que examinen específicamente a los alumnos de entornos desfavorecidos, los estudios han demostrado que los alumnos de bajo rendimiento suelen recibir beneficios adicionales de la tutoría entre iguales. Los enfoques de tutoría entre iguales pueden ayudar a los alumnos a cerrar las brechas en su aprendizaje ofreciendo un apoyo específico, dirigido por los compañeros, para consolidar el aprendizaje en clase, practicar las habilidades e identificar y superar los conceptos erróneos. También hay pruebas que sugieren que la tutoría entre iguales puede ofrecer a los tutores la oportunidad de repasar y revisar las habilidades, los conocimientos previos y desarrollar la comprensión metacognitiva de los temas.

Los estudios han demostrado que los alumnos de bajo rendimiento suelen recibir beneficios adicionales de la tutoría entre iguales

Cómo ponerla en práctica

A la hora de llevar a la práctica la tutoría entre pares, hay que tener en cuenta ciertos aspectos encaminados a garantizar una interacción de alta calidad entre los estudiantes. Por ejemplo:

  • Considerar cuidadosamente el emparejamiento adecuado entre el alumno tutor y el tutorizado. Por ejemplo, en la tutoría entre pares de distintas edades, algunos estudios han descubierto que una diferencia de menos de tres años es óptima, aunque es fundamental garantizar que la diferencia sea lo suficientemente amplia como para que el trabajo suponga un reto para el alumno y, al mismo tiempo, sea lo suficientemente fácil para que el tutor lo apoye.
  • Estructurar bien las tareas para que las sesiones se centren en los conocimientos existentes.
  • Proporcionar material didáctico y marcos de aprendizaje para orientar a los tutores sobre cómo estructurar el aprendizaje o los tipos de preguntas que deben formular a los alumnos.
  • Apoyar a los alumnos tutores con enfoques pedagógicos, como la demostración de conocimientos, la corrección de conceptos erróneos comunes, el feedback y la evaluación del progreso.

¿Cuánto cuesta?

El coste medio de la tutoría entre iguales es muy bajo y se basa, en gran medida, en la formación del profesorado y en los recursos de aprendizaje. La implementación de la tutoría entre iguales también requerirá una cantidad moderada de tiempo del personal, en comparación con otros enfoques.

Además del tiempo y el coste, los directores de los centros educativos deben considerar cómo maximizar la calidad de las interacciones de la tutoría entre pares y asegurarse de que se asigna el tiempo suficiente para identificar y aplicar mejoras en los enfoques.

Habría que considerar, adicionalmente, los costes estructurales que supondría para el centro educativo de modificaciones en la forma cómo trabajan los profesores entre ellos. Así, una enseñanza entre pares implica que los mismos docentes hayan de modificar su dinámica de colaboración en el diseño de sus prácticas en el aula y fuera de ella, por lo que implica que hayan de capacitarse también en cómo trabajar la tutorización entre pares en tales ámbitos

Sabemos que ir a la escuela no es, necesariamente, sinónimo de aprender. También sabemos que, desgraciadamente, el nivel socioeconómico de las familias es un factor determinante en el aprendizaje de los estudiantes. En este contexto, las tutorías entre iguales podrían resultar una alternativa costoefectiva muy adecuada para disminuir la brecha educativa.

 

También podría interesarte